África: Panorama general

África es una de las regiones de mayor crecimiento. Sin embargo, ahora enfrenta condiciones muy desfavorables debido a las tendencias mundiales y algunos riesgos específicos. El crecimiento de 4,6 % en 2014 se ha desacelerado a solo 3,4 % en 2015, el nivel más lento desde 2009. El ingreso per cápita es bajo debido al elevado crecimiento demográfico. Si bien existen diferencias entre los países, en particular entre las naciones ricas y las naciones pobres en recursos, en general el crecimiento de la región tiende a estar por debajo de los niveles previos a la crisis financiera. Al crecer a un ritmo más lento, resulta más difícil reducir la pobreza. La incidencia de la pobreza extrema cayó del 57 % en 1990 al 43 % en 2012, pero continúa siendo elevada. En términos generales, en África el crecimiento contribuye menos a disminuir la pobreza que en otros lugares.

Con el fin del superciclo de los productos básicos en todo el mundo, los precios del petróleo, el gas, los metales y los minerales cayeron considerablemente. La región de África, como un exportador neto de estos productos, se vio muy afectada por la caída de los precios, lo cual impuso presiones sobre sus saldos fiscales y cuenta corriente.

Por otra parte, el aumento sostenido de la violencia y los conflictos impulsan el aumento del desplazamiento forzado de las personas. Nuevas amenazas, como el tráfico de personas, la piratería y el extremismo religioso, son causa de una fragilidad persistente en vastas zonas del continente. Y aunque el ébola ha sido controlado en gran medida, el riesgo de que ocurra una pandemia sigue siendo alto Las enseñanzas extraídas de la crisis del virus del Ébola muestran la importancia de forjar sistemas de salud robustos y fortalecer la vigilancia y la coordinación regional de las enfermedades. El impacto del cambio climático es otro riesgo que enfrenta la región. Y si bien África es el continente que genera menos emisiones de carbono, es el que más sufre los efectos del cambio climático, que se manifiestan en la forma de sequías, erosión costera e inundaciones.

Esta vulnerabilidad a las crisis aumenta la incertidumbre, la que a su vez incrementa el costo de hacer negocios en África y dificulta el mejoramiento de la productividad y el crecimiento. Por consiguiente, es fundamental que se aborden estas fuentes de vulnerabilidad y se fortalezca la resiliencia para mantener tasas sólidas de crecimiento y preservar los avances logrados a la fecha en la reducción de la pobreza y el cumplimiento de los objetivos de desarrollo. Para continuar progresando en sus metas de desarrollo y lograr una transformación estructural, África debe capitalizar las considerables oportunidades de crecimiento.

Última actualización: Abr 14, 2016

La estrategia del Grupo Banco Mundial (GBM) para África se basa en aprovechar las oportunidades de crecimiento y reducción de la pobreza para apoyar la transformación estructural, la diversificación económica y la inclusión dentro del nuevo marco de financiamiento del desarrollo. La región está conformada por una combinación de países de ingreso bajo, mediano bajo, mediano alto y alto. De estos, 18 son Estados frágiles y afectados por conflictos. (i) Además, en África hay 13 Estados pequeños.

Para responder a esta diversidad, el Banco ofrece una gama de instrumentos —tanto nuevos como tradicionales— adaptados a las necesidades de los países.

La estrategia se centra en las siguientes esferas prioritarias:

Productividad agrícola. Existe una necesidad constante de acelerar los avances en el aumento de la productividad y la producción agrícolas en África. Y para ello es esencial apoyar a los pequeños agricultores, mediante medidas como inversiones en mejores tecnologías, servicios financieros rurales y mayor acceso a los mercados. También es importante impulsar las inversiones agropecuarias y mejorar la gestión del suelo y el agua mediante la adopción de prácticas de riego modernas, evitando conflictos por los recursos hídricos e implementando soluciones agrícolas con un enfoque acertado en relación con el clima.

Energía asequible y confiable. Uno de los principales objetivos del Banco en la región es aumentar el acceso a energía asequible, confiable y sostenible, ya que la falta de un suministro eléctrico adecuado sigue siendo el principal problema de infraestructura en África.

Es probable que los pobres de esta región sean los más afectados por el cambio climático, en particular debido a las modificaciones en los patrones de las temperaturas y las precipitaciones. Una de las principales prioridades seguirá siendo invertir en técnicas de adaptación al cambio climático y gestión del riesgo de desastres. Para mejorar su resiliencia frente al clima, los países requerirán asistencia tanto para mitigar como para adaptarse a los impactos del cambio climático y garantizar la seguridad alimentaria. El Plan de Acción para África relativo al Cambio Climático, presentado en el 21.er periodo de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP 21), describe un programa de trabajo para ayudar en ambos frentes.

La integración regional de África sigue siendo un elemento fundamental de la estrategia del Banco para mejorar la conectividad, aprovechar las economías de escala y aumentar la productividad.

Urbanización. Una planificación urbana integrada —que aborde el agua, el saneamiento, el transporte, la vivienda, la energía y el buen gobierno— será vital para que las ciudades puedan impulsar realmente la productividad y el aumento de los ingresos, dos aspectos centrales de la labor del Banco Mundial en África.

Capital humano de calidad. En África, cada año y durante la próxima década, 11 millones de jóvenes ingresarán al mercado laboral, y ellos deberán tener las habilidades y la capacitación adecuadas. Todavía existen grandes disparidades entre lo que los estudiantes africanos aprenden y las destrezas que realmente necesitan los empleadores. Para ayudar a cerrar esta brecha, el Banco Mundial ha puesto en marcha iniciativas destinadas a impulsar la enseñanza en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) en toda la región.

El conocimiento es esencial para los esfuerzos del Banco por mejorar los resultados de desarrollo y conseguir que la ayuda sea más eficaz. Las actualizaciones económicas sobre los países, que son informes elaborados en consulta con los clientes y otras partes interesadas, ayudan a promover debates sustanciales en torno a cuestiones normativas fundamentales. También se están realizando estudios analíticos sobre la transformación estructural, las vulnerabilidades macroeconómicas, la fragilidad y la pobreza, el mejoramiento del buen gobierno y ciertas áreas más específicas, como la gestión de las tierras secas, la forma de abordar los desafíos en el Sahel, el mejoramiento de los resultados de desarrollo en el Cuerno de África, y el aprovechamiento de las oportunidades que ofrecen la reforma agraria, la urbanización y los cambios demográficos.

Última actualización: Abr 14, 2016

Hasta marzo de 2016, el Grupo Banco Mundial había aprobado USD 4270 millones en préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF)/Asociación Internacional de Fomento (AIF) para África al sur del Sahara (incluida una garantía) para 51 proyectos. La asistencia comprendía USD 3800 millones en compromisos de la AIF para 44 proyectos y USD 570 millones en préstamos del BIRF para siete operaciones.

Algunos aspectos destacados de los resultados de desarrollo obtenidos por el Banco son:

El Proyecto de Gas Sankofa en Ghana. (i) Este proyecto, la mayor operación de garantía en la historia del GBM con una garantía de la AIF de USD 125 millones más un préstamo enclave del BIRF de USD 200 millones, movilizará USD 7900 millones en inversiones del sector privado. Ghana podría recibir beneficios e impactos potenciales enormes en términos de crecimiento y rentabilidad fiscal.

Crédito para la facilitación regional del comercio y la competitividad para Burkina Faso y Côte d’Ivoire. (PDF, en inglés) Esta primera operación de financiamiento para políticas de desarrollo (DPO, por sus siglas en inglés) multinacional aprobada por el Banco reducirá el costo del comercio al armonizar las políticas comerciales de estos países.

El Proyecto Regional de Pastoreo en el Sahel. (i) Los medios de sustento de los pastores se ven afectados por los severos cambios del clima, las epizootias transfronterizas y los recurrentes conflictos en torno a los recursos con los agricultores establecidos. Se espera que este enfoque regional, que involucra a seis países, beneficie a 2 millones de personas.

El mecanismo de respuesta rápida de la AIF permite que los Estados frágiles y afectados por conflictos obtengan recursos para abordar las causas profundas de la fragilidad y apoyar su transición a un Estado que cumple sus funciones. Recientemente, se aprobaron recursos para Guinea-Bissau y Madagascar.

El Grupo Banco Mundial, como una de las instituciones que brinda más financiamiento para la educación superior en la región, moviliza sus conocimientos y su liderazgo en favor de los países con el fin de promover la capacitación. A través del proyecto Centros de Excelencia para la Educación Superior en África, el Banco destina USD 150 millones para financiar 19 centros universitarios de educación superior en África central y occidental. Con esta iniciativa, se apoyará la especialización regional de las universidades participantes en las áreas de matemáticas, ciencia, ingeniería, y tecnologías de la información y las comunicaciones para abordar los desafíos regionales.

Última actualización: Abr 14, 2016

El GBM aprovecha las alianzas, los conocimientos y los mecanismos de financiamiento y trabaja en estrecha colaboración con las Naciones Unidas y diversos asociados multilaterales y bilaterales. Por otra parte, colabora con organizaciones regionales y subregionales, tales como la Unión Africana, la Comunidad del África Oriental (CAO), la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC) y la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC, por sus siglas en inglés), que desempeñan un papel fundamental en una serie de programas subregionales y regionales y en la promoción de la integración económica. Además, el Banco ha forjado coaliciones sólidas con el sector privado, grupos de expertos, parlamentarios y la sociedad civil de África.

La movilización de los asociados para intensificar y acelerar el apoyo a África es una prioridad fundamental y requiere la creación de alianzas más estrechas con actores no convencionales en el ámbito del desarrollo, como Brasil, China y la India, así como con fondos internacionales, fondos de los países árabes y fundaciones privadas.

La región de África también aprovecha el esfuerzo combinado de todo el GBM, trabajando estrechamente con la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) en las áreas de la energía, la agroindustria, el agua, el transporte y otros sectores prioritarios.

El Banco desarrollará e intensificará su asociación con la Corporación del Desafío del Milenio de EE. UU. (MCC, por sus siglas en inglés) y con el grupo más amplio de organismos árabes de desarrollo que invierten la mayor parte de su asistencia en África.

Última actualización: Abr 14, 2016


PALUDISMO

Invertir en un futuro más saludable

El proyecto para la cuenca del río Senegal está ayudando a prevenir el paludismo y otras enfermedades tropicales en la región del Sahel en África.