Oriente Medio y Norte de África: Panorama general

La región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) atraviesa por un periodo de agitación. Siria, Iraq, Libia y Yemen protagonizan guerras civiles que causan daños incalculables en términos de vidas humanas y obras de infraestructura. Unos 15 millones de habitantes han huido de sus hogares, muchos de ellos hacia países frágiles o con economías debilitadas, como Jordania, Líbano, Djibouti y Túnez, dando lugar a la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. El actual caos que sufre Yemen ha hecho retroceder el desarrollo del país en varios años. Con los bloqueos y ciclos reiterados de violencia, la tasa de desempleo de Gaza es la más alta del mundo en este momento, mientras que el producto interno bruto (PIB) alcanza solo el 40 % de su potencial. Los países que experimentan transiciones políticas, como Egipto, Túnez, Marruecos y Jordania, han tenido que abordar las inquietudes en materia de seguridad en vez de las políticas que promuevan el crecimiento. Los exportadores de petróleo, como Argelia, Irán y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que hoy disfrutan de una paz relativa, están luchando con los bajos precios del crudo, además del crónico desempleo juvenil y la falta de diversificación de sus economías. Cabe señalar que aspectos positivos, como el consenso político en torno a la Constitución de Túnez, y constituciones y leyes que otorgan más derechos a las mujeres y protegen la libertad de expresión y de información en Marruecos, Jordania y Egipto, constituyen indicadores de una mayor participación ciudadana en la formulación de las políticas.

PERSPECTIVAS ECONÓMICAS

Además del decepcionante crecimiento mundial en el cuarto trimestre de 2015 y la posibilidad de que el pronóstico de crecimiento anual de 2,9 % de enero de 2016 tenga que ser revisado a la baja, las perspectivas económicas en Oriente Medio y Norte de África (MENA) siguen siendo desalentadoras. Se espera que la combinación de las guerras civiles y la afluencia de refugiados, los ataques terroristas, los bajos precios del petróleo y la lenta recuperación económica mundial mantengan el crecimiento promedio de la región en alrededor del 3 % en 2016. Desde 2013, MENA no ha podido escapar de la espiral de “bajo crecimiento” debido a varias razones, como la incidencia de las guerras y los conflictos. Se espera que estos factores frenen las perspectivas económicas a corto plazo en la región, a menos que se produzcan algunos avances en las negociaciones de paz. Si se concretara la reciente tregua en Siria y las actuales conversaciones de paz en Yemen y Libia, lo que podría a su vez reducir la propagación de la inseguridad y los conflictos hacia otros lugares de la región, el crecimiento económico en MENA podría mejorar durante el periodo proyectado (2017 y 2018). Se prevé que el PIB real en la región crecerá cerca del 4 % en 2017 y 2018, lo que sigue siendo bajo según los parámetros históricos. Si esta situación se mantiene, la tasa general de desempleo, que ahora llega al 12 %, y los ingresos de los hogares de la región se verán considerablemente afectados.

A pesar de los bajos precios del petróleo, el crecimiento en el grupo de importadores de crudo se reducirá en 0,8 puntos porcentuales respecto de su nivel de 2015, para llegar al 2,6 % en 2016, y esta cifra aumentará al 3,4 % en 2017 y al 3,8 % en 2018. Los problemas permanentes de seguridad así como la baja actividad turística y los menores flujos de remesas son solo algunos factores que explican el lento crecimiento en este grupo de países. Además, La deuda y el déficit fiscal siguen siendo elevados. Se espera que la deuda pública del Líbano, que ya llega a un alto nivel situándose en el 138 % del PIB, aumente en un 7 % del PIB en 2016.

El crecimiento de los países exportadores de petróleo, entre ellos seis integrantes del CCG, se verá afectado por la persistente caída de los precios de este producto. Las proyecciones indican que el crecimiento en los países pertenecientes al CCG bajará al 2,2 % en 2016, en comparación con el 3,1 % en 2015. Se espera que en el periodo de proyección el crecimiento experimente una leve recuperación. No obstante, el crecimiento en este grupo de países se ha estado reduciendo a la mitad desde 2014, indicando que los países ricos del CCG están “creciendo y desacelerándose como consecuencia del petróleo”. Entre otros exportadores de petróleo, se espera que Libia e Iraq experimenten un déficit importante, del 59,9 % del PIB y del 20 % del PIB en 2016, respectivamente, lo que difícilmente se podrá sostener sin la implementación de planes de reforma en materia del gasto. Por otro lado, se espera que Irán se beneficie con el levantamiento de las sanciones en 2016 y los años futuros. El país intenta aumentar las exportaciones petroleras al nivel existente antes de las sanciones, es decir unos 2,4 millones de barriles al día. Las proyecciones indican que esto debería elevar el crecimiento en más del 4 % en 2016 y 2017, aunque este siga dependiendo del petróleo. El Banco Mundial calcula que el crecimiento en el grupo de exportadores aumentará levemente en 2016 y 2017 debido a un repunte en la producción petrolera en Irán, Iraq y Libia.

Última actualización: Mar 30, 2016

Debido a la fragilidad y los conflictos que actualmente afectan a la región, el Grupo Banco Mundial dio a conocer una nueva estrategia regional (i) en octubre de 2015. En lugar de dar por hecho el conflicto y la violencia y trabajar en torno a ello, este nuevo documento titulado "Una nueva estrategia del Grupo Banco Mundial: Inclusión económica y social para la paz y la estabilidad en Oriente Medio y Norte de África" tiene como objetivo central promover la paz y la estabilidad social en la región de MENA. Se basa en cuatro pilares (“las 4 R”), que responden tanto a las causas básicas del conflicto y la violencia como a las consecuencias a través de intervenciones de desarrollo, que fomentan la inclusión y la prosperidad compartida. Los cuatro pilares de la estrategia son:

  1. Renovación del contrato social para generar un nuevo modelo de desarrollo que se sustente en una mayor confianza de los ciudadanos, una protección más eficaz de los pobres y los vulnerables, una prestación de servicios inclusiva y responsable, y un sector privado más sólido que pueda crear empleos y oportunidades para los jóvenes de la región;
  2. Cooperación regional, en especial respecto de los bienes públicos regionales y sectores como educación, agua y energía para fomentar de este modo una mayor confianza y colaboración entre los países de MENA;
  3. Resiliencia ante las crisis migratorias y de los refugiados, promoviendo el bienestar de estos, los desplazados internos y las comunidades de acogida mediante el fortalecimiento de la confianza y la generación de activos, y
  4. Reconstrucción y recuperación a través de un enfoque dinámico que atraiga a asociados externos, movilice financiamiento a gran escala y vaya más allá de la respuesta humanitaria hasta alcanzar un desarrollo a más largo plazo en el momento y en los lugares donde disminuyan los conflictos.
    Al implementar esta estrategia, el GBM profundizará y ampliará las asociaciones con actores nacionales, regionales y mundiales, en especial el Banco Islámico de Desarrollo. En relación con el financiamiento, el GBM seguirá aumentando sus inversiones en la región, pero además de sus propios fondos, movilizará recursos globales para satisfacer las extraordinarias necesidades de la región a través de mecanismos innovadores. Finalmente, la labor del Banco en materia de conocimientos (que incluye la ampliación del Programa de Servicios de Asesorías Reembolsables) será de suma importancia para sustentar y movilizar el apoyo para la estrategia y respaldar el financiamiento que entrega la institución.

NUEVOS ESTUDIOS ANALÍTICOS Y FINANCIAMIENTO

El financiamiento del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) aumentó de USD 2800 millones en el ejercicio de 2014 a USD 3500 millones en el ejercicio de 2015, y llegará a USD 5200 millones en el ejercicio de 2016. El aumento de financiamiento en el ejercicio de 2016 refleja un mayor nivel de financiamiento para políticas de desarrollo en Iraq y Egipto y una operación de emergencia para Iraq que apoya la reconstrucción de la infraestructura destruida por el conflicto y la rehabilitación de servicios públicos en áreas bajo control gubernamental. Recientemente, se han publicado varios informes que abordan temas centrales de las transiciones políticas en la región. El documento titulado en inglés Jobs or Privileges: Unleashing the Employment Potential of the Middle East and North Africa (i) señala que las políticas que disminuyen la competencia en MENA también restringen el desarrollo del sector privado y la creación de empleos. Por su parte, el documento titulado en inglés Trust, Voice, and Incentives: Learning from Local Success Stories in Service Delivery in the Middle East and North Africa (i) ilustra cómo las precarias relaciones de la rendición de cuentas externa e interna que prevalecen en las esferas políticas y administrativas de la región socavan los incentivos para implementar políticas y el desempeño, y maneras para contrarrestar un ciclo de deficiencias de desempeño. El informe conjunto del Banco Mundial y ACNUR titulado“El bienestar de los refugiados sirios: Datos de Jordania y Líbano analiza la situación de pobreza y vulnerabilidad de los refugiados sirios que viven en Jordania y Líbano, evalúa el desempeño de las políticas actuales relacionadas con los refugiados y determina las posibles políticas alternativas.

Última actualización: Mar 30, 2016

El Grupo Banco Mundial sigue participando en una amplia variedad de esfuerzos en materia de desarrollo, pero también se está concentrando en aliviar algunos de los desafíos generados por la crisis que afecta a gran parte de la región. En Jordania, el Banco Mundial apoya la prestación de servicios para las comunidades que reciben hasta el 40 % de los refugiados sirios. En Líbano, 80 000 personas afectadas por el conflicto sirio se vieron beneficiadas con las inversiones del Proyecto de Emergencia para Servicios Municipales en 2015, el primer año de operación del proyecto. En Egipto, el préstamo por USD 300 millones aprobado en 2014 para ampliar el acceso a financiamiento de las microempresas y pequeñas empresas benefició a más de 130 000 de estas en 2015, el 37 % de las cuales es propiedad de mujeres. El préstamo de USD 200 millones para una inversión de emergencia en mano de obra intensiva en Egipto, aprobado en 2012, permitió mejorar más de 7000 salas de clases, 160 centros juveniles y más de 130 kilómetros de caminos rurales, además de realizar tareas de limpieza de más de 3000 kilómetros de canales. Este préstamo, junto con el Proyecto de inversión de emergencia para la creación de empleos en Egipto, creó 14 millones de días de empleo para 80 000 mujeres y jóvenes. En Marruecos, el Banco Mundial ayudó a mejorar 12 600 kilómetros de caminos rurales con lo que se aumentó el acceso a las regiones rurales más rezagadas del país, del 54 % en 2005 al 78 % en 2015. Túnez lanzó su portal sobre transparencia fiscal, llamado “Mizaniatouna” o “Nuestro presupuesto”, una ventana única con toda la información financiera que ha generado el Gobierno de Túnez desde 2008, satisfaciendo la demanda de las personas en materia de acceso a información y rendición de cuentas. En la Ribera Occidental y Gaza, 1,7 millones de personas que representan el 40 % de la población tienen acceso a fuentes de agua mejoradas desde 2013. El proyecto de electricidad urbana de Djibouti en Balbala permitió la instalación de alumbrado en las calles, transformadores y 4000 líneas domésticas de electricidad para 27 000 habitantes, mientras que en 2015 el proyecto de protección social hizo posible que 10 000 mujeres se inscribieran en servicios comunitarios remunerados.

Última actualización: Mar 30, 2016

El Grupo Banco Mundial intensificó su colaboración con donantes bilaterales y multilaterales, bancos de desarrollo regionales, instituciones financieras islámicas y donantes de países emergentes. El establecimiento de alianzas menos tradicionales también es fundamental: una de las enseñanzas extraídas del nuevo proceso de despertar político en la región es que se necesita urgentemente llegar a la población de una manera más congruente y consultar a amplios sectores sociales, entre ellos la sociedad civil, los círculos académicos, las organizaciones no gubernamentales y el sector privado.

Última actualización: Sep 30, 2015


DESTACADO

Precio del petróleo: ¿Quién gana y quién pierde?

Acceda a un análisis país por país de las posibles consecuencias de la baja del crudo para Oriente Medio y el Norte de África.




GALERÍA DE FOTOS