Estados frágiles y afectados por conflictos: Panorama general

En la actualidad, 2000 millones de personas viven en países donde los resultados de desarrollo se ven afectados por la fragilidad, el conflicto y la violencia. Mientras el resto del mundo avanza, la pobreza extrema se concentrará cada vez más en estas zonas, aumentando del 17 % del total mundial en la actualidad a prácticamente el 50 % para 2030 debido a las altas tasas de crecimiento demográfico y el débil desarrollo económico.

Para el Grupo Banco Mundial, abordar el desafío de la fragilidad, el conflicto y la violencia es una prioridad estratégica y fundamental para lograr sus objetivos de poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida. Dicha meta también se torna importante cuando la comunidad internacional trabaja en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular el objetivo 16 relacionado con la paz, la justicia y las instituciones sólidas.

Al mismo tiempo, la naturaleza de las hostilidades está cambiando. Después de un periodo de declive desde el término de la Guerra Fría, los conflictos violentos han aumentado rápidamente a partir de 2010. Hay menos enfrentamientos a gran escala, pero la fragilidad constituye un riesgo cada vez mayor a nivel mundial. El desplazamiento forzado es una crisis que afecta a los países en desarrollo, las actividades extremistas amenazan los avances en materia de desarrollo y la seguridad ciudadana es un motivo de preocupación cada vez mayor, lo que se vincula estrechamente con el aumento de la desigualdad. No solo los países de ingreso bajo son vulnerables, sino también los de ingreso mediano. La fragilidad traspasa las fronteras nacionales y tiene dimensiones subregionales e incluso subnacionales.

El desafío de la fragilidad, el conflicto y la violencia

  • Unos 2000 millones de personas viven en países donde los resultados de desarrollo se ven afectados por la fragilidad, el conflicto y la violencia.
  • Se proyecta que, para 2030, el 46 % de las personas pobres del mundo vivirá en contextos frágiles y afectados por conflictos.
  •  Los atentados terroristas aumentaron en 120 % desde 2012.
  • El desplazamiento forzado es una crisis mundial de desarrollo: el 95 % de los refugiados y desplazados internos vive en países en desarrollo y se originan en los mismos 10 conflictos  desde 1991.

Última actualización: Nov 08, 2016

Aplicar un enfoque diferenciado para encarar los desafíos más amplios y profundos de la fragilidad, el conflicto y la violencia

El Grupo Banco Mundial asumirá un enfoque diferenciado para encarar la fragilidad, el conflicto y la violencia en los países en desarrollo, abarcando el espectro completo de situaciones, desde la prevención y la respuesta frente a las crisis hasta la transición y la recuperación. Como parte de esta labor, el Banco inició en conjunto con las Naciones Unidas un estudio sobre la función que cumple el desarrollo en la prevención de los conflictos violentos con el fin de contribuir a la preparación de las políticas y los programas de desarrollo en el futuro.

Además, el Banco Mundial está creando un mecanismo para monitorear los riesgos en materia de fragilidad, y pondrá en práctica de manera experimental un "Análisis de riesgos mundiales" en el presente ejercicio de modo de  mejorar las intervenciones en los países que sufren situaciones de fragilidad, o que tienen un alto riesgo de convertirse en entornos frágiles. La metodología se perfeccionará a lo largo de un año, reuniendo evaluaciones cuantitativas y cualitativas para hacer un seguimiento de los riesgos.

La crisis mundial del desplazamiento forzado, que ha empeorado en los últimos años, se ha convertido en un importante desafío de desarrollo. Los informes señalan que, actualmente, 65 millones de personas sufren desplazamiento por la fuerza, una cifra que representa casi el 1 % de la población mundial. Si no cuentan con apoyo, los desplazados pueden tener dificultades y sufrir marginación, lo que afecta el progreso en el desarrollo de las comunidades de acogida.

El nuevo informe del Banco Mundial “Forcibly Displaced – Toward a development approach supporting refugees, the internally displaced, and their hosts” (Desplazados por la fuerza: hacia un enfoque de desarrollo que dé apoyo a los refugiados, los desplazados internos y los países de acogida) (i), preparado conjuntamente con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), identifica áreas en las que pueden intervenir instituciones dedicadas al desarrollo, como el Banco Mundial, para ayudar a reducir los costos de las crisis, trabajando de maneras complementarias, desde antes que el desplazamiento alcance su punto máximo hasta la entrega de apoyo a más largo plazo. Mejorar el análisis y la recopilación de datos también es importante, ya que es la base para elaborar políticas específicas y lograr resultados en terreno.

Estos estudios analíticos pueden orientar los diálogos y los programas de los países para establecer un marco estratégico y ayudar así a los Gobiernos a manejar la crisis de desplazamiento forzado de acuerdo al contexto de cada país. Mientras tanto, el Banco Mundial trabaja para movilizar importantes recursos adicionales en esta área, por ejemplo a través de la Plataforma de Respuesta a las Crisis Mundiales, (i) constituida para proporcionar un mayor apoyo sistemático frente a diversos tipos de crisis, ofreciendo conocimientos, recursos e instrumentos financieros en el marco de un solo mecanismo.

En el caso de los países de ingreso bajo, esta plataforma procura aumentar de manera importante la capacidad de respuesta a las crisis por parte de la Asociación Internacional de Fomento (AIF)[MIS1] , el fondo del Banco Mundial para los países más pobres. Con respecto a los países de ingreso mediano, en los próximos cinco años, el Servicio Mundial de Financiamiento en Condiciones Concesionarias (GCFF, por sus siglas en inglés) busca recaudar USD 1000 millones en donaciones destinadas a Jordania y Líbano, y otros USD 500 millones en donaciones para ayudar a otros países a abordar futuras crisis de refugiados. Este amplía a nivel mundial el Servicio de Financiamiento en Condiciones Concesionarias para Oriente Medio y Norte de África (i) creado en 2015, que ya ha aprobado financiamiento para dos proyectos en Jordania por un total de USD 340 millones.

Con el fin de apoyar a todos los equipos operacionales del Banco Mundial, el grupo dedicado a los temas de la fragilidad, el conflicto y la violencia trabaja en cinco áreas interrelacionadas: 1) conocimientos, análisis y datos; 2) desplazamiento forzado y desarrollo; 3) estrategia y soluciones financieras; 4) operaciones y respuestas ante las crisis, y 5) alianzas en favor de la paz. Expertos regionales en fragilidad, conflicto y violencia y coordinadores de los países conforman equipos nacionales y regionales que proporcionan asesoría sobre todos los asuntos relativos a la fragilidad, el conflicto, la violencia y el desplazamiento.

Fortalecer las alianzas para aumentar la resiliencia

El Programa Mundial sobre Desplazamiento Forzado (GPFD) (i) se creó en 2009 con el apoyo de Dinamarca, Noruega y Suiza, y apunta a mejorar la respuesta mundial en términos de desarrollo al desplazamiento forzado mediante soluciones económica y socialmente sostenibles.

El Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas y el Banco Mundial para Países Vulnerables y Afectados por Conflictos (i) apoya la colaboración estratégica y operacional en situaciones de fragilidad y conflicto, con 30 proyectos que suman en conjunto USD 7,6 millones. Los logros incluyen: la primera herramienta de diagnóstico para recuperar sistemas gubernamentales centrales en situaciones posteriores a un conflicto y una estrategia de gestión del riesgo, conjunta e integral en el marco del Servicio para el Desarrollo y la Reconstrucción de Somalia.

El Fondo para la Construcción de los Estados y la Consolidación de la Paz (SPF), (i) creado en 2008, es un fondo fiduciario de múltiples donantes mediante el cual el Banco Mundial entrega su primera respuesta en situaciones de fragilidad, conflicto y violencia. Se trata de una iniciativa flexible en términos de áreas geográficas, modelos de implementación y cobertura temática. Con su capacidad para asumir riesgos y movilizar financiamiento con rapidez, los proyectos del SPF pueden proporcionar criterios de viabilidad; movilizar recursos adicionales para situaciones de fragilidad, violencia y conflicto, y sentar las bases para operaciones de la AIF y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) sensibles a los conflictos.

El Fondo Fiduciario Coreano para Transiciones Económicas y hacia la Consolidación de la Paz (KTF), (i) establecido en 2009, respalda los esfuerzos del Grupo Banco Mundial destinados a abordar la fragilidad, el conflicto y la violencia a través de la aplicación experimental de enfoques innovadores, la promoción de conocimientos mundiales, y el fomento de alianzas con instituciones coreanas.

Última actualización: Nov 08, 2016

Intercambio de conocimientos para promover sociedades pacíficas e inclusivas

El Foro Mundial sobre Fragilidad, (i) realizado en marzo de 2016, congregó a más de 100 asociados, 700 participantes de las comunidades del desarrollo, el trabajo humanitario, la diplomacia y la seguridad para intercambiar conocimientos bajo el lema “Actuar para tener sociedades pacíficas e inclusivas”.

Cuando el desplazamiento forzado llegó a ser un desafío importante de desarrollo, el Banco Mundial realizó estudios para promover acciones colectivas entre los grupos humanitarios, de desarrollo y otros actores. En un documento del Comité para el Desarrollo, (PDF, en inglés) que se analizó en las Reuniones de Primavera del Banco Mundial en abril de 2016, se describió la estrategia de desarrollo y la función de la institución en este ámbito. Posteriormente, siete bancos de desarrollo multilaterales presentaron un enfoque conjunto, (i) que se analizó en la Cumbre Humanitaria Mundial. Para aportar datos empíricos que fundamenten el trabajo operacional en el futuro, el Banco Mundial publicó el informe “Forcibly Displaced – Toward a development approach supporting refugees, the internally displaced, and their hosts” (Desplazados por la fuerza: hacia un enfoque de desarrollo que dé apoyo a los refugiados, los desplazados internos y los países de acogida) (i) justo a tiempo para la Reunión de Alto Nivel sobre Refugiados y Migrantes convocada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y realizada en septiembre. El documento de trabajo sobre investigaciones relativas a políticas titulado How many years have refugees been in exile?(¿Cuántos años han vivido los refugiados en el exilio?) ayudará a comprender mejor el alcance de la crisis para fundamentar las políticas.

Aspectos destacados de la labor operacional del Grupo Banco Mundial

CUERNO DE ÁFRICA: PROYECTO DE RESPUESTA DE DESARROLLO A LOS IMPACTOS DEL DESPLAZAMIENTO

Este proyecto apoya una respuesta de desarrollo a largo plazo para las limitaciones sistémicas y estructurales que enfrentan zonas desatendidas que acogen a refugiados en Etiopía, Uganda y Djibouti, situación que se exacerba con la llegada de estos grupos. La iniciativa procurar abordar los impactos del desplazamiento forzado como un desafío de desarrollo, así como una cuestión humanitaria y de seguridad, abarcando las necesidades sociales, económicas y ambientales de las comunidades de acogida a través de apoyo en inversiones y asistencia técnica relacionada. También tiene el objetivo de asistir a la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, por sus siglas en inglés) con diálogo sobre políticas y participación ciudadana, investigación, apoyo en materia de capacidad, gestión de conocimientos y alianzas para ofrecer respuestas innovadoras al desplazamiento y la migración mixta en el Cuerno de África.

IRAQ: PROYECTO DE RECONSTRUCCIÓN DE EMERGENCIA

En los últimos 20 años, todos los indicadores de desarrollo humano de Iraq han experimentado una caída dramática, y la guerra civil y la insurgencia han socavado aún más la prestación de servicios en el país. Este proyecto por USD 350 millones promoverá la recuperación y la reconstrucción inclusivas de las zonas afectadas por el conflicto a través de la reparación de la infraestructura dañada y el restablecimiento de los servicios públicos.

REPÚBLICA CENTROAFRICANA: PROYECTO LONDO (“PONERSE DE PIE”)

Con el desplazamiento de cerca de un cuarto de su población, la situación en la República Centroafricana podría desestabilizar a los países vecinos que atraviesan por situaciones de fragilidad. El proyecto de estabilización, impulsado por el Banco Mundial, ofrecerá empleos temporales a las personas vulnerables mediante programas nacionales de obras públicas que requieren un uso intensivo de mano de obra. El proyecto se ha realizado exitosamente en zonas controladas por los rebeldes y se ha convertido en un ejemplo de colaboración entre fuerzas de consolidación de la paz y la comunidad de instituciones de asistencia humanitaria.

PROYECTO DE PASTOREO Y ESTABILIDAD EN EL SAHEL Y EL CUERNO DE ÁFRICA (PASSHA)

El pastoreo es clave para la economía del Sahel y el Cuerno de África. Estos países han experimentado recientemente mayores niveles de inestabilidad e inseguridad que amenaza los medios de subsistencia de los agricultores y ganaderos locales. En la zona del norte del Sahel y el Sahara aumentaron de manera considerable todos los tipos de tráfico, secuestros y robos de ganado y bienes. Este proyecto apoyará actividades que permitan comprender qué efectos pueden tener las intervenciones ganaderas en la reducción de los conflictos; respaldará programas de seguimiento de los conflictos, y proporcionará sistemas regionales de alerta de conflictos.

LÍBANO: PROGRAMA NACIONAL DE SERVICIO VOLUNTARIO

Este programa busca aumentar la cohesión social y las posibilidades de empleo de los jóvenes libaneses de entre 15 y 24 años de edad mediante programas de capacitación en aptitudes interpersonales y promoción de la participación ciudadana para mejorar la prestación de los servicios sociales. Hasta la fecha, más de 6000 jóvenes y 120 municipios, ONG, escuelas y universidades han participado directamente en las actividades. Este proyecto cuenta con el apoyo del Fondo para la Construcción de los Estados y la Consolidación de la Paz, el Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes de la Región de MENA y la Vicepresidencia de Liderazgo, Aprendizaje e Innovación del Banco Mundial.

IFC EN IRAQ: MASS GLOBAL ENERGY SULIMANIYA

En Iraq, la principal preocupación de muchas personas es la falta de electricidad. Mientras la demanda energética en las zonas afectadas por la crisis migratoria ha aumentado en forma considerable, es necesaria una modernización urgente de las centrales eléctricas y las líneas de transmisión. Los bajos precios del petróleo ejercen presión sobre las finanzas públicas y la falta de seguridad desincentiva a los inversionistas de invertir en Iraq, incluso durante periodos breves.

La Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Banco Audi del Líbano están reactivando vigorosamente la infraestructura energética de Iraq con una inversión de USD 375 millones en la empresa iraquí Mass Global Energy Sulimaniya. Este financiamiento permitirá a la compañía construir una nueva central eléctrica cerca de Bagdad y ampliar una antigua planta de energía en la región iraquí del Kurdistán. Esta última zona recibió más de 1 millón de iraquíes que huyen de la violencia del Estado Islámico, además de 250 000 refugiados sirios. Se producen apagones y "desconexiones" a diario en todo el país. Aún queda mucho camino por recorrer para ampliar la capacidad eléctrica y reparar las líneas de transmisión y satisfacer así las necesidades de desarrollo fundamentales de Iraq después de décadas de guerra y falta de inversiones.

En los últimos tres años, IFC invirtió y proporcionó servicios de asesoría por un valor de USD 2500 millones en países frágiles y afectados por conflictos en todo el mundo.

Para saber más acerca de las actividades de IFC, la entidad del Grupo Banco Mundial dedicada al sector privado, visite:

Crear oportunidades en países frágiles y afectados por conflictos. (i)

Última actualización: Nov 08, 2016


SITIO WEB

Desplazados, el camino al refugio

En el mundo hay 60 millones de refugiados, desplazados internos y solicitantes de asilo. Se trata de personas que han tenido que huir de sus hogares, y a veces de sus países de origen, para escapar de los conflictos y la persecución.